free site maker

De los Buenos Aires

Por: Jairo Arturo Velasco Flechas.

Después de 89 años, la nieve caía sobre Buenos Aires y nos preparaba un frío recibimiento al cual no estamos acostumbrados. Esto sucedía, cuando los selfies se tomaban con cámaras digitales compactas y las noticias anunciaban, que 24.000 colombianos habían sido secuestrados en la ultima década. Llegamos por el subte a la plaza Italia, esperando encontrar algunas de las señales de vida de la obra de Jorge Luis Borges en su “Fundación mítica de Buenos Aires”, cuando escribía:


“Una manzana entera pero en mitá del campo presenciada de auroras y lluvias y sudestadas. La manzana pareja que persiste en mi barrio: Guatemala, Serrano, Paraguay, Gurruchaga.”

Desafortunadamente, no queda nada de esto, solo que lo que nuestras cabezas puedan imaginar al leer sus textos y suponer como fue la infancia de este personaje en ese lugar. Tal vez, la mejor parte para recordar aquel Buenos aires que Borges describe en sus palabras, son los sueños o la memoria y claro está la imaginación.

Como el decía: “echamos a caminar la ciudad” y unas horas mas tarde al detenernos a comer algo vemos por televisión que Hugo Kesler; uno de los militares genocidas de la dictadura, amenaza telefónicamente a Carmen Ledda Barreiro; una de las abuelas de la plaza de mayo y lo relaciono con la parapolítica de nuestro país, con las declaraciones de Salvatore Mancuso quién afirma que “el paramilitarismo fue una política de estado”, con los falsos positivos etc., todo esto mientras la población es amenaza todo el tiempo por parte de cualquiera de los actores armados. Y todos callamos

Así, caminando vamos encontrando elementos de la gráfica popular de Buenos Aires. En sus paredes se mezclan las manchas de pintura de los stencils al ser rápidamente fijados, las bellas formas y colores del filete porteño, las hojas de papel con engrudo y los anuncios de políticos sobre los muros que gritan “MÍRAME”, en una ciudad llena de melancolía, inconformidad y gente con un corazón grande, que tiene el carácter de hablar sobre la clase política de su país mientras tratan de salir de la crisis económica todas las mañanas y te dicen “Bárbaro, gracias por tu compra”. Entonces encontramos que las paredes se convierten en otra forma para que las personas puedan comunicarse o reivindicarse políticamente de manera anárquica, reclaman la ciudad, el amor, las expresiones artísticas, la memoria, el comercio y los espacios. Aquí se hacen evidentes las llamadas culturas de la calle, siempre con su carga transgresora, permitiendo hablar así sea con un susurro, ante lo que pasa en la ciudad y el país.

Pienso en ¿Qué escribiría Borges si hubiera visto esto?

Allí esta San Telmo, lleno de turistas, imágenes e imaginación, llegan a la cabeza las canciones de los Fabulosos Cadillacs y las letras del rock argentino, caminando también llega la noche, una vieja lámpara alumbra el callejón y la placa del “Viejo Burdel”. Mientras tanto seguimos nuestro camino a la espera de que sean ciertos los rumores del regreso de Soda Stereo a esta, la Ciudad de la Furia, ¡la ciudad que nunca calla! 

Texto y fotografía: Jairo Arturo Velasco Flechas.


Si usted esta interesado en adquirir en formato impreso o digital este material o tal vez difundir, publicar o compartir este trabajo, escribanos en nuestro formulario de contacto o a través de nuestras redes sociales.

COMPARTA